Castillo

a127272-foto-del-castillo-de-montejicar-de-cerca

LOCALIZACIÓN E HISTORIA

El Castillo de Montejícar se encuentra sobre un cerro desde el que domina la localidad del mismo nombre, en la provincia de Granada.

El castillo fue construido en el siglo IX por los musulmanes. Montejícar fue conquistada en 1486, casi un año después de la caída del Castillo de Cambil y después de que los defensores del Castillo de Piñar lo abandonaran para recluirse en Granada y de que los del Castillo de Iznalloz lo entregasen a los cristianos sin luchar. En esta situación, pero después de ofrecer resistencia, no tuvieron más opción que rendirse, pues estaban solos y aislados.

Montejícar cuenta con dos importantes yacimientos arqueológicos, el Cerro del Castillo y el Cerro de los Allozos, que alberga una de las ciudades ibéricas más destacadas del sur de la Península Ibérica. La población empezó a establecerse en este cerro a finales de la Edad del Bronce, hacia el año 1.200 a.C., y desapareció de forma brusca a finales del siglo III o inicios del II a.C., hecho relacionado con la segunda Guerra Púnica o guerras civiles romanas.

En la ladera del cerro donde se asientan las ruinas del castillo se conservan restos de muros de una fortificación íbera, datada entre los siglos IV y II antes de Cristo.

Se conservan restos de las dos torres, en estado de ruina, con fábrica de mampostería, y restos de la muralla que las unía. La torre mejor conservada, parece ser de planta cuadrada.

En estos momentos se encuentra en estado de restauración.

SITUACIÓN ACTUAL

Las excavaciones llevadas a cabo tienen como objetivo la puesta en valor del entorno de la fortaleza árabe que corona la localidad. Los trabajos están avanzando de forma vertiginosa y con descubrimientos como la muralla norte, con hasta tres metros, el enlucido de la muralla que estaba enterrado, o habitaciones de uso militar que quedan al descubierto.

El pase de diapositivas requiere JavaScript.

Además de muros, habitaciones, accesos al castillo, la excavación está permitiendo sacar a la luz proyectiles de artillería, fragmentos de objetos de época nazarí. “La torre sur es la que más sorpresas nos está dando; es una torre hueca con varias plantas, en la que se pueden observar los negativos de las vigas de madera que sujetaban el entresuelo. En el interior de esta misma torre aparecen restos de una tinaja con decoración incisa bastante completa”, informa la empresa Patrimonio Inteligente SL, que está desarrollando los trabajos, desde una página de Facebook en la que van dando cuenta de cada paso realizado en la excavación.

La actuación, que dirige el doctor Alejandro Caballero, comenzó a finales del pasado mes de julio con el desbroce de la zona, incluyendo los caminos que suben desde la Fuente Cabra y el mirador de Pintasantos. Fueron demolidos y retirados los focos y las bases de antenas antiguas que afectaban a las estructuras arqueológicas que se van a poner en valor. La  intervención arqueológica se inició con un sondeo en la torre norte del castillo medieval, y llegó la sorpresa: la muralla norte, que se suponía arrasada, se conserva con una altura de hasta 3 meses desde su base. Tampoco esperaban el enlucido externo de la muralla y la torre, con mortero de cal, que se ha conservado gracias a estar enterrado.

Se han hallado restos de presencia humana en el Cerro del Castillo  (a una altura máxima de 1.268 metros) desde el quinto milenio antes de Cristo. La fortaleza árabe medieval se construiría sobre un poblado ibérico del milenio II a.C. El castillo estuvo en pie cerca de siete siglos, experimentando diversas fases constructivas, hasta la conquista de Montejícar por parte de los Reyes Católicos, en 1485, “momento a partir del cual asistimos a un proceso de desmantelamiento y abandono de la mayoría de las plazas fuertes de la antigua frontera, una situación que en Montejícar se producirá hacia 1498”, como recoge el equipo de la excavación, en el artículo ‘La evolución del poblamiento en Montejícar (Granada), desde la Prehistoria hasta finales de la Edad Media’, publicado en la Revista del Centro de Estudios Históricos de Granada y su Reino.